Ir a Octubre de 2006 en la Web

A continuación los artículos no publicados en la Web de este número

Octubre 2006

viñeta MANOLO_ESCOBAR,_DE_VISITA_PRIVADA_EN_LAS_ALBUÑUELAS
viñeta 37_años_de_apostolado_en_España_y_Argentina
viñeta Tintorería_y_lavandería_Aurora_se_instala_en_Padul
viñeta José_María_Medina_ampliará_para_atender_la_demanda_nacional
viñeta Antoñita_Ríos,_una_artesana_de_la_moda
viñeta La_limpieza_en_El_Padul
viñeta Fedeco_duplica_su_plantilla_en_un_año_y_crea_una_comercializadora
viñeta Mármoles_Leopoldo_adquiere_maquinaria_italiana_y_se_traslada_al_pofigono_de_La_Paloma
viñeta Premios_del_concurso_de_calabazas_Valle_de_Lecrín
viñeta Atentado_contra_la_hornacina_de_la_Virgen_de_Lourdes_de_Padul
viñeta Jornadas_Sociosanitarlama_Andaluzas_en_Padul_y_Dúrcal
viñeta Encuentro_Mujer_y_Deporte
viñeta Las_pateras

MANOLO ESCOBAR, DE VISITA PRIVADA EN LAS ALBUÑUELAS


El cantante almeriense Manolo Escobar ha pasado unos días en el Valle de Lecrín, a donde ha acudido para saludar e interesarse por la salud del padre de su amigo Manuel Fajardo, de Las Albuñuelas, D. José Fajardo de 85 años que se encontraba enfermo.

El cantante Manolo Escobar visita a su amigo Manolo, en Las Albuñuelas

El Valle de Lecrín

El archiconocido cantante almeriense Manolo Escobar, un mito ya en el mundo de la canción española, visitó en días pasados el Valle de Lecrín. El objeto no era otro que visitar a su amigo Manolo Fajardo, cantante de Las Albuñuelas, seguidor y admirador de Manolo Escobar, para interesarse por la salud de su padre. Luego ambos se fueron a comer a La Alquería de Los Lentos, en Nigüelas.

37 años de apostolado en España y Argentina


Antonio Jiménez Fernández en Dúrcal, donde ha pasado unos días de descanso.

Manuel Esturillo Morales

Antonio Jiménez, es un durqueño que lleva haciendo apostolado sacerdotal desde hace treinta y siete años, tras ser ordenado en Roma en el año 69 y, permanecer un año en la ciudad eterna para hacer la licenciatura, comenzó su labor misionera y pastoral en España y fuera de ella.

Su primer destino después de esa etapa, lo tendría en San Fernando provincia de Cádiz, posteriormente iría a Málaga, Córdoba y otra vez a San Fernando entre otros destinos. Los último doce años de su labor pastoral como sacerdote los ha desempeñado en Argentina, como misionero ha estado tres años en La Plata, otros tres en Rosario y seis en Córdoba donde ha sido prior del convento que la orden de los carmelitas descalzos tienen en esa ciudad Argentina y, párroco de la iglesia del mismo. La comunidad religiosa la forman la parroquia y la casa de formación de los seminaristas, desarrollando una labor social muy importante para personas desfavorecidas y diferentes colectivos sociales.

Enamorado de su tierra Antonio Jiménez, es un enamorado de su tierra donde es muy querido por todos, y vuelve a Dúrcal cada vez que puede. En su etapa Argentina, ha sido también el impulsor de la revista carmelita, Subida al Monte Carmelo publicación amena e interesante pro su contenido. Precisamente en uno de sus números, Jiménez Fernández, publica un articulo titulado Mi Carmelo Argentino, donde rememora sus años de niño en Dúrcal, y recuerda a los frailes durqueños que en los años cincuenta hacían apostolado en tierras argentinas.

Tras su paso por las Américas, el sacerdote durqueño Antonio Jiménez Fernández ha sido destinado a la ermita de Córdoba, aquí en Andalucía, para continuar su labor y llevará, como siempre, a su pueblo por bandera

Tras su paso por tierras americanas donde ha podido comprobar que muchos paisanos y paisanas de Dúrcal religiosos y seglares, han desempeñado o lo siguen haciendo sus labores misioneras y pastorales en diferentes regiones latinoamericanas, este carmelita descalzo ha sido destinado a la ermita de Córdoba aquí en España, donde seguirá haciendo una magnifica labor como sacerdotal y llevando como siempre a su pueblo Dúrcal por bandera.

Tintorería y lavandería Aurora se instala en Padul

A la inauguración asistieron numerosos vecinos de Saleres, pueblo de origen de Pedro y Mª Aurora

José Villena

La firma Tintorería y Lavandería Aurora, con sede en Alhendín, regentada por el matrimonio formado por Pedro Vallejo y Mª Aurora García, ha extendido su actividad hasta el Padul abriendo una sucursal en la calle Real, una de las arterias más céntricas del pueblo.

Con la apertura de esta sucursal se ofrece a los paduleños la posibilidad de disponer de unos servicios de los que carecían y que tan necesarios son en la vertiginosa vida de hoy.

Pedro y Mª Aurora, con acertado espíritu comercial, han descubierto las posibilidades que ofrece Padul en este campo iniciando una andadura que, sin duda, se verá coronada por el éxito cosa que, de verdad, les deseamos.

En los primeros días de septiembre, concretamente el sábado 2, fueron inauguradas las nuevas instalaciones con una

nutrida asistencia, entre la que se encontraban familiares y amigos y vecinos de Saleres, pueblo de origen de Pedro y Mª Aurora. El matrimonio fue muy felicitado por las numerosas personas que se dieron cita en el espacioso local de la tintorería.


Mª Aurora, en su instalación de Padul.

José María Medina ampliará para atender la demanda nacional

Manuel Esturillo Morales

José María Medina, es el nuevo director de la empresa durqueña, Chimeneas Orus, a pesar de su juventud este empresario tiene las ideas muy claras y el concepto de una empresa, la muerte hace unos meses de su padre, Emilio Medina, le ha obligado a coger las riendas del negocio.

-¿Qué directrices va a seguir al frente de la empresa?

-Básicamente voy a seguir la línea que ya marcó mi padre y, ahora mismo estamos en un período de expansión a nivel nacional, tenemos pendiente ampliar la fábrica el año próximo porque la demanda es más de lo que podemos atender con nuestras instalaciones actuales, por lo que vamos a construir una nave en la finca que tenemos al lado, y estamos desarrollando una red comercial con puntos de venta y con distribuidores en toda España, para seguir un poco la línea de la calidad y del diseño que nos distingue de los demás, nosotros no entramos con constructores, no hacemos chimeneas en serie, hacemos diseños personalizados, incluso a los distribuidores de toda la nación se lo hacemos y ese es nuestro sello.


José María Medina y Manuel Esturillo, durante la entrevista.

-¿Cuántos años lleva esta empresa en el mercado nacional?

-19 años desde que se fundó, y ya lo que es implanta- da en ese mercado desde hace más de 10 años estamos fuertes ahí, y cada vez más, falta poco para llegar al punto de dominio del mercado español que es lo que buscamos.

-¿Piensa el grupo Medina ampliar la oferta más allá de las fronteras?

-Es difícil, hemos hecho algo vendiendo chimeneas a Francia o Portugal, pero es difícil por- que en España nunca a habido

cultura de chimenea, nosotros seguimos un poco la estela de los franceses, mi padre empezó trayendo chimeneas de ese país hace 30 años, allí lo invita- ron a ver fábricas, el se fijó bien como lo hacían y pensó eso lo hago yo, y así empezamos, es complicado pero no descartamos nada, aunque la idea principal es ser el número uno del sector en España.

-¿Qué tecnología emplea la empresa?

-Tenemos dos maquinas de control numérico de corte hilo de diamante, molduradoras que nos permiten utilizar bloques de mármol y hacen molduras y pinzas macizas, equipos de diseño muy profesionales con programas de ingeniería muy avanza- dos que dan un resultado estupendo tanto para el mecanizado posterior como para la presentación al cliente del proyecto.

-¿La materia prima de donde ¡atraen?

-Tenemos cantera propia de piedra en Alcalá la Real, el mármol lo traemos de Macael y la madera de Costa de Marfil.

-¿Qué plantilla tiene la fábrica?

-Ahora sobre 27 empleados, a veces depende de la temporada pero ese suele ser el número de trabajadores en plantilla,, a parte de las dos personas que tenemos en la delegación del Egido, una tienda que tenemos allí y servimos desde Dúrcal.

-¿Puede ser esta empresa un referente industrial para la localidad?

-Yo creo que si en Dúrcal hay pocas empresas con nuestra plantilla y con nuestra historia, son 19 años peleando mucho, pero todos conocen a Chimeneas Orus desde hace tiempo, y más que va a ser ya que con la ampliación prevista se crearan 12 o 15 empleos nuevos y pasaremos a ser una mediana empresa pero potente en la comarca.

-¿Qué le diría a los jóvenes empresarios durqueños que estén empezando?

-Lo más importante es rodearse de buena gente, yo tengo un equipo humano muy importante, para empezar mi socio Manolo Conejero es un apoyo total, y la gente de la oficina de fábrica del taller también, pienso que el éxito de un empresario es, saber rodearse de buenos profesionales, ir delegando, no querer hacerlo todo uno mismo confiar en la gente que tienes y así salen las cosas hacía adelante.

-¿Qué ha aprendido de su padre?

-Todo lo que se, ya no del mundo empresarial de las chimeneas, y no sólo yo, todos los que estamos en esta empresa hemos aprendido de el los secretos y el éxito de este negocio, y aparte yo me enorgullezco de tener unos valores que vienen también de el, como la amistad o el honor que los llevaba siempre muy a gala, y eso es lo que me ha dejado.

Antoñita Ríos, una artesana de la moda


Antoñita Ríos, en su taller, en plena faena.

Manuel Esturillo Morales

Es durqueña, se llama Antoñita Ríos y se hizo modista como ella misma. reconoce casi por casualidad. Una de las pocas artesanas de la moda que quedan en el municipio y posiblemente en la comarca del Valle de Lecrín. Lleva más de treinta años en la profesión, desde que empezara a trabajar en Madrid tras leer en un anuncio en el que se precisaban modistas que hicieran trabajos en sus casas. Los conocimientos que había adquirido durante su aprendizaje con una modista de Dúrcal cuando era una niña de trece años y su afán por aprender que, le hizo estudiar de forma autodidacta pero efectiva, hasta dominar el corte, la confección y el diseño, le abrieron todas las puertas dentro de la profesión en la capital de España, y posteriormente en su tierra, consiguiendo prestigio gracias a su depurada técnica y al dominio que tiene de la misma, como queda patente en los diseños y trabajos que realiza, entre otros caben destacar los vistosos y originales trajes que hace para el grupo de Mayoret de Dúrcal y otros colectivos, como los que lucieron las chulapas madrileñas que formaban parte de la carroza "La Verbena de la Paloma", que desfiló en la cabalgata del pasado San Ramón por las calles de la población.

Antoñita, instaló el taller en su domicilio de Dúrcal hace veinte años, cuando regresó a su pueblo, tras haber vivido en Suiza y en Madrid, su marido

natural de la localidad jiennense de Castillo de Locubin, es un durqueño más. Por fortuna el trabajo no le falta a esta modista, ya que tiene encargos de un año para otro, sien- do sus clientas de Dúrcal, del Valle de Lecrín e incluso de

Granada. Igual diseña y confecciona un traje de comunión, como de noche para madrinas o vestidos de actualidad y línea clásica que no tienen que envidiarle nada a los de los modistos más prestigiosos. Antoñita Ríos, teme que la

profesión de modista tienda a desaparecer al haberse perdido la figura de la aprendiza y, a la competencia que existe en el mudo de la confección procedente de los países asiáticos, cuyos productos los venden muy baratos.

La limpieza en El Padul

Vitaliano Fortunio / José Villena

Las quejas sobre el servicio de limpieza en el Padul van, como diría un paduleño castizo, "por tocas". Ayer eran los vecinos de los barrios los que se quejaban de que la mayor atención era para la Avda de Andalucía, hoy los habitantes de esta vía lo niegan. Nosotros ni quitamos ni damos razones, únicamente nos limitamos a recoger los comentarios.

Y, como una imagen vale más que mil palabras, les mos- tramos la fotografía de esta mujer supliendo el trabajo que, eso sí, deben hacer otros.

Fedeco duplica su plantilla en un año y crea una comercializadora


Taller de cerrajería metálica. Fedeco equipa en la actualidad a más de 500 viviendas en Andalucía.

Vitaliano Fortunio

El paduleño Fernando Delgado Cordobilla es el dueño de FEDECO, una empresa que ha crecido mucho en el último año y que está contribuyendo mucho al crecimiento de la economía del Valle de Lecrín. En la entrevista que le concedió a "El Valle de Lecrín" nos cuenta las innovaciones que ha hecho en su empresa.

Pregunta: Ha crecido mucho esta empresa, ¿no es cierto? Respuesta: La verdad es que sí, nos hemos multiplicado por dos en tan solo un año. Ahora mismo somos 40 personas y nos estamos dedicando a la fabricación de ventanas y de cerrajería. Hemos cogido dos naves más en el polígono y estamos trabajando sobre todo en Granada capital y la periferia. Estamos haciendo en varias obras un total de 500 viviendas que tenemos que terminar entre este año y el que viene. En Armilla estamos haciendo 113, 32, 94 y 99. Más otras obras en Motril, en Cádiz, en La Zubia...

P: ¿Trabaja con los ayuntamientos?

R: Pues la verdad es que trabajamos poco con los ayuntamientos del Valle. Hemos hecho algo, pero poco.

P: ¿De dónde son los trabaja- dores?

R: De todo el Valle, sobre todo durqueños, cozvijeños y paduleños. También hay algunos de Granada y de fuera.

P: Las oficinas también han crecido.

R: Sí, también. Los talleres se han dividido en dos: la cerrajería y el hierro y ahora estamos montando al comercio. Ahora hemos creado una nueva empresa, dentro de FEDECO, que se va a dedicar previamente a comerciar.

El motivo de la creación de la nueva empresa ha sido la variedad de productos, pero se mantienen los trabajadores.

P: ¿Por qué le va tan bien?

R: Creo que porque nuestra política ha sido siempre la serie- dad. Esta es una empresa de mucha envergadura y tenemos que tener una buena relación con todos. No podemos fallarle a nadie.

P: ¿Nos puede explicar mejor la nueva iniciativa?

R: Se trata de la creación de un comercio, una especie de ferretería industrial que va a vender a particulares y también al por mayor. Es un complemento más de nuestra empresa y se va a situar justo al lado de las instalaciones que tenemos.

P: ¿Eso significa que va a necesitar más personal?

R: Sí, naturalmente. Se va a necesitar más personal para esta nueva iniciativa de FEDECO.

P: ¿Está contento con su empresa?

R: Sí, mucho, la verdad es que no me puedo quejar. La única queja que tenemos los empresarios es que se tarda mucho en cobrar, sobre todo cuando nos dedicamos a las obras grandes. Pero sí estoy muy contento.

Mármoles Leopoldo adquiere maquinaria italiana y se traslada al pofigono de La Paloma


Los trabajadores de la fábrica con la nueva maquinaria.

Vitaliano Fortunio

"Mármoles Leopoldo Molina" se ha trasladado al Polígono de la Paloma de El Padul. Así nos lo contó el mismo Leopoldo en la entre- vista que le concedió a "El Valle de Lecrín", donde habla también de la ampliación de su empresa.

Pregunta: ¿Es cierto que ha cambiado la ubicación de su negocio?

Respuesta: Sí, nos hemos trasladado al Polígono paduleño de la Paloma. He querido ampliar las instalaciones y he comprado dos máquinas nuevas en Italia porque lo requiere el trabajo, he puesto un puente-grúa, y es con esta maquinaria con la que voy a trabajar.

P: Las empresas en Padul funcionan, ¿Qué tiene Padul?.

R: No lo sé, pero lo cierto es que funcionan. En Padul hay mucho trabajo desde hace muchos años. Quizás sea por su ubicación. Trabajo aquí desde hace quince años y en ese tiempo me ha ido muy bien. Supongo que en adelante me seguirá yendo igual de bien que hasta ahora.

P: ¿Cómo empezaste?

R: La verdad es que empecé por casualidad. Estuve trabajan- do un tiempo en Áridos "Los Linos" y después quise ponerme por mi cuenta. Puse un pequeño taller en el centro de El Padul que ha sido donde he estado hasta ahora y me fue bien, siempre trabajando mucho. Por eso ahora me he trasladado, he comprado una nave, maquinaria nueva...

P: ¿Cuántos sois en el negocio?

R: Somos cuatro trabajadores incansables.

P: ¿Cuál es tu especialidad? R: Todo lo que sea de mármol: encimeras, escaleras, trabajos de cementerio... Todo lo que es obra.

P: ¿Tienes contacto con empresas de construcción?

R: Sí, además de trabajar en Padul, trabajo también en otros pueblos de la zona del Temple y del Valle de Lecrín. La verdad es que me va muy bien, no me puedo quejar. Por eso me he trasladado, porque necesitaba un lugar más grande donde poder trabajar y el polígono del pueblo me ha parecido un buen sitio. Además, este es un trabajo de ruidos y los ruidos deben separar- se del casco urbano.

P: Pero ¿no es un polígono pequeño?

R: Sí, es pequeño, pero supongo que las empresas de Padul y otras nuevas incipientes en el Valle de Lecrín podrían encontrar aquí el sitio adecuado para instalarse. Por eso pienso que lo agrandarán. Padul se merece un polígono mucho más grande.

Premios del concurso de calabazas Valle de Lecrín

El 14 de octubre está próximo. Tal como se había prometido publicamos la lista de los premios que recibirán los ganadores del concurso y recordamos que la recepción de las calabazas se hará desde las 10 hasta

las 12 de la mañana. La exposición de las diversas modalidades de calabazas se abrirá al publico a las cuatro de la tarde. Invitamos a todos a visitar la exposición y les aseguramos que se van a encontrar con muchas curiosidades y sorpresas agradables.

Ruego a los participantes que guarden una de sus calabazas para hacer un sorteo entre quienes nos visiten.


Juan Antonio Haro con una composición de calabazas, que mostrará en el concurso.

Atentado contra la hornacina de la Virgen de Lourdes de Padul

La gruta de Bernardina supera ya los 80 años de antigüedad

José Villena

Bajo el pretil que rodea la plaza de la iglesia de el Padul existe una hornacina dedicada a la Virgen de Lourdes que un devoto paduleño regaló a la parroquia tras un viaje al santuario francés.

La gruta de la Bernardita supera ya los ochenta años de antigüedad y, en principio, fue construida en una de las naves laterales de la iglesia pero, con motivo de una reforma llevada a cabo en el templo a finales de la década de los setenta, el párroco decidió trasladarla a la calle, al emplazamiento que ahora sido objeto de la rotura de la luna exterior como muestra la fotografía.

Pensamos que todo obedece a la acción de unos gamberros sin más, porque sería lamentable que obedeciera a otro tipo de motivaciones inadmisibles en un sistema democrático que establece el respeto a las creencias de todos los ciudadanos.


Estado en el que quedó la hornacina de la Virgen de Lourdes.

Jornadas Sociosanitarlama Andaluzas en Padul y Dúrcal

Redacción

Durante los días 16 al 18 de noviembre El Padul y Dúrcal acogerán las IV Jornadas Sociosanitarias Andaluzas, que organizan la Zona Básica de

Salud Valle de Lecrín y los ayuntamientos de Padul y Dúrcal, entre otros.

"Avanzando en salud" es el lema del encuentro, en el que se abordarán las cuestiones sanitarias de interés para la comarca.

Encuentro Mujer y Deporte

El Valle de Lecrín

El próximo 14 de octubre tendrá lugar en El Encuentro Mujer y Deporte, organizado por la Asociación de Mujeres

del Valle de Lecrín, y realizado por Julio Perea. Se realizará el sendero Las Lomas-Ruta del Azahar. Las inscripciones pueden realizarse en los ayuntamientos de la comarca.

Los que vivimos en un país próspero como éste vemos con naturalidad e indiferencia la abundancia de bienes materiales que disfrutamos.

Nos sobra la comida y tenemos una vivienda donde además de energía eléctrica y agua potable disponemos de infinitas comodidades.

La escuela, la universidad, los hospitales, las carreteras... son de uso universal. La cultura y el ocio están al alcance de nuestra mano. Tenemos un trabajo donde realizarnos y como consecuencia también unos ingresos para satisfacer nuestras innumerables necesidades y caprichos.

Pero además de bienes materiales tenemos sobretodo paz, libertad y la posibilidad de encarar nuestro futuro con esperanza e ilusión, todo por haber tenido la suerte de nacer aquí.

Pero hay muchos países, no quiero mencionar nombres, donde las cosas no son así. Hay muchos lugares en el mundo donde el saqueo y las guerras han destruido la esperanza de poder vivir dignamente. La miseria, la falta de libertad y la desesperanza hacen que el único afán de la mayoría de su gente sea conseguir alejarse de la pobreza invirtiendo lo que tienen y lo que no tienen en un puñado de centímetros cuadrados de patera en la que se embarcan poniendo en peligro su vida. No tienen la culpa de nada, sólo han tenido la mala suerte de nacer allí.

Si tú o yo hubiéramos nacido en uno de esos países atracados, saqueados y olvidados, con seguridad, ambos estaríamos ahora también jugándonos la vida como ellos por un poco de pan y dignidad.

No hace tanto que nuestros padres o abuelos emigraban a Francia, Alemania, Suiza ... Lo hicieron en mejores condiciones que lo hacen ahora los que vienen en pateras pero no por eso dejaba de ser emigración. Viajaban a un mundo desconocido entonces para nosotros a realizar los trabajos más duros del campo o de la industria. A todos los emigrantes del Valle de Lecrín les dedico estos versos.

Unas pobres redes rotas
y a la mar se van los barcos.
Regresan porque las olas
se han vuelto caballos blancos
y los peces mariposas.

Una patera a la mar
sin pescadores ni redes,
hombres, niños y mujeres
que no pueden esperar
que la vida se los lleve.

Una patera a la mar
sin contrato ni maleta,
sin papeles, sin cartera,
sin carnet de identidad,
sólo con la piel a cuestas.

Una patera a la mar
sin familia, sin amigos,
sin abrazos, sin testigos,
sin fecha para llegar
y rumbo desconocido.

Una patera a la mar,
madres sin hijos ni miedo
gritando sin voz al cielo
poderlos ver regresar
alguna vez a su pueblo.

Una patera a la mar.
¡Que la costa no se aleje¡,
¡que los reciba la suerte¡.
¿Cuándo vamos a cambiar
las pateras por un puente?

Una patera en el mar,
ya no caben más miserias.
Sólo faltan las cadenas
para poder amarrar
con fuerza todas sus penas

Una patera en el mar
sin salvavidas ni remos.
Almas sufridas y cuerpos
pobres de solemnidad,
tristes, perdidos, hambrientos.

  Una patera en el mar
sin cama, mesa ni techo,
sin ningún sitio discreto
donde poder despojar
de las miserias al cuerpo.

Una patera en el mar,
el hambre tira bocados
anchos profundos y largos.
Han visto una noche más
pasar la muerte a su lado.

Una patera en el mar.
Mudos, sordos, sin aliento,
¿desaparecidos... muertos...?
Por cada patera más
cien minutos de silencio.

Qué difícil es llegar.
Cuánta lucha en el camino
para ser luego mendigo
de un poco de dignidad
en el mundo de los ricos.

Diez pateras por el mar,
son cerca de novecientos.
Para mover sentimientos
¿cuántos tienen que llegar
y cuántos perderse muertos?

Cien pateras por el mar,
todas huyen del infierno.
Vienen sólo con lo puesto,
manos para trabajar
y pies para marchar lejos.

Mil pateras que vendrán,
un continente completo.
El hambre no tiene freno
ni fronteras, llegarán
buscando trabajo y techo.

Por los que todo su esfuerzo
quedó enterrado en el mar
olvidado y en secreto,
al agua quiero lanzar
esta corona de versos.

Granada 5/09/2006.