El Río

Dúrcal se alza sobre los profundos cauces que han excavado los ríos Dúrcal y Torrente. Está ubicado en la vertiente suroccidental de Sierra Nevada, formando una magnífica solana y se encuentra protegido de los vientos fríos del norte, gracias a esta cordillera.

Río Dúrcal

Río Dúrcal


El Río Dúrcal, tras nacer en pleno corazón de Sierra Nevada bajo el Tozal del Cartujo (casi 3000 metros), desciende por un valle abrupto hasta los 860 metros, y tras salvar la falla que limita por esta parte el valle, penetra en él abriéndose paso a través de su propio cono, formado en un momento de mayor actividad sedimentaria.

Encajado profundamente en estos materiales forma un valle amplio, pero de paredes altas y verticales. Así, alcanza el límite de Cozvíjar, donde el río describe meandros con ángulos bastante acusados que pueden indicar la adaptación del río, en su actividad erosiva, a las líneas de fractura que han facilitado la erosión del río para construir su valle.

A pesar de que el curso del río se encuentra totalmente encajado, presenta algunos ensanchamientos. Su formación puede corresponder a un momento en que el valle del río estuviera cerrado antes de salir a la depresión de Melegís y constituyera una serie de pequeñas zonas lacustres.

Sólo el Río Dúrcal tiene un caudal suficiente a tener en cuenta para estudiar los recursos hídricos del Valle. Posee una cuenca de 20 km2 excavada en un profundo cañón en los conos sedimentarios de los bordes de la sierra. Con un caudal medio de 390 litros/segundo es una de las cuencas fluviales más importantes de la vertiente sur de nuestra sierra, y mantiene su caudal todo el año. Posee las características típicas de los de Sierra Nevada, aguas torrenciales con caudal medio-bajo. Además es el tercer afluente de importancia del Guadalfeo tras los ríos Poqueira y Cadiar.

La fértil depresión del Río Dúrcal está caracterizado por un microclima subtropical que suaviza las altas temperaturas del verano y favorece la diversidad de flora y vegetación típica de las riberas de los ríos.

Un paseo por la orilla de cualquier río o arroyo nos permitirá contemplar de cerca uno de los ambientes naturales más dinámicos y hermosos. Cientos de animales y plantas se esmeran en aprovechar los ingentes recursos que les aporta el agua.

Junto al cauce destacan algunos árboles como el chopo, el sauce, el aliso, el pino y gran cantidad de frutales, siendo los cítricos los que más abundan.

Las especies animales que viven o visitan el valle del Río Dúrcal son numerosas.

Destacamos la cabra montés o ibérica, que visita la zona del Barranco de los Lobos en invierno, cuando las condiciones de alta montaña son especialmente duras.

Predominan entre las aves los mirlos, jilgueros, verdosillos, gorriones y destaca el aguilucho que reconoceremos cuando lo veamos planeando a gran altura.

Cerca del pueblo de Conchar, en la ladera que llega hasta el río, existen muchas madrigueras donde habita un importante número de zorros y otras alimañas, además del sustento de éstos, compuesto por conejos, liebres y pequeños roedores.

Río Dúrcal