Mondújar y Morayma

Desconocemos el lugar exacto del enterramiento de Morayma y otros reyes nazaríes, pero sí que sus restos y su recuerdo estarán unidos para siempre a Mondújar y al Valle de Lecrín

Artículo  sacado del Comarcal de Lecrin


Estado actual del Castillo de Mondújar / Salvador Fornell

Morayma fue la última reina de la Granada nazarí, por su matrimonio con Abu Abd Allah muhammad b. Alí, más conocido como Boabdil “El chico” que sería el último rey de Granada. Dejaremos a un lado, los acontecimientos históricos, las guerras o las intrigas que tuvieron lugar en esta época. Nos centramos en la figura de esta mujer, que tuvo una corta y difícil existencia.

Nació en Loja año 1467, hija de Aliatar que era alcaide de Loja, señor de Xagra, primer mayordomo de la Alhambra y alguacil mayor del Reino de Granada. Además de hombre de confianza de Boabdil. Los jóvenes se enamoraron desde el momento de conocerse. Fue en 1482, ella tan solo con 15 años cuando contrajeron matrimonio y a su debido tiempo nació su primer hijo Ahmed. 

Pero la guerra y los problemas continuaban. En 1483 tendrá lugar la batalla de Lucena la que supuso una gran derrota del ejército Islamico, la muerte de Aliatar padre de Morayma, y la prisión de Boabdil, que al ser puesto en libertad por los Reyes Catolicos tuvo que entregar a su hijo como rehén como prueba de que cumpliria todo lo pactado.

El cerco del ejército cristiano es cada vez más fuerte. Boabdil se ve obligado a rendirse y entregar la ciudad de Granada, último recinto en manos islámicas. El dos de enero de 1492 le entrega las llaves de la ciudad a los Reyes Católicos. El paso siguiente es la salida, del que fue el último rey de Granada, con su familia y parte de su corte hacia el destierro en la Laujar de Andarax, en la Alpujarra almeriense. En este triste viaje, pararon a descansar en el castillo de Mondújar.

Según algunas fuentes, este castillo fue levantado por Muley Hacem, padre de Boabdil, como regalo de boda para la que fue su segunda esposa Zoraya, cautiva cristiana llamada Isabel Solis, y dónde pasó con ella después de abdicar de su corona, su última época hasta su muerte en 1487. El edificio era un castillo-fortaleza con huerto y jardín, situado en Mondújar, en el Valle de Lecrín, que era un núcleo importante de población, quizás de unos 10.000 habitantes.

A finales del año 1491 Boabdil manda trasladar los restos de los difuntos reyes granadinos, desde la Rauda o cementerio real de la Alhambra a la Rauda de Mondújar para que estos restos no quedarán bajo dominio cristiano.

Tras el descanso en Mondújar, todo el grupo continuó su viaje hacia Laujar de Andarax. El año largo que vivieron aquí fue el tiempo más feliz y tranquilo para la pareja, estaban juntos, no había guerras y los Reyes Católicos le habían devuelto a su hijo Ahmed ya con nueve años, al que hacía siete que no veía.


Estado actual del Castillo de Mondújar / Salvador Fornell

Pero la felicidad duró poco, a principios del verano de 1493 muere Morayma sin haber llegado a cumplir los 30 años. 

Por su propio deseo, su cadáver fue trasladado a la Rauda de Mondújar, donde fue enterrada según el ritual islámico, en la tierra y mirando a la Meca. Tras enterrar a su esposa Boabdil emigró al norte de África donde años después acabó su vida.

No sabemos donde se encontraba este cementerio islámico de Mondújar. Se piensa que la actual iglesia del pueblo, estaría edificada en el solar donde estaba la mezquita puede que tras esta estuviera la Rauda Real, aunque otros autores la sitúan más cercana al castillo.

Desconocemos el lugar exacto del enterramiento de Morayma y otros reyes nazaríes, pero sí que sus restos y su recuerdo estarán unidos para siempre a Mondújar y al Valle de Lecrín.