El Torrente

Inicio del cañón en la Fábrica de la luz | El Torrente desde la Razuela 360º | Vista en 360º | Nigüelas | Acequias | Cerámicas del Torrente | Lecrín

La cuenca del Torrente divide al Valle Alto del Bajo. El río nace en un entorno de valles glaciares (La rinconada de Nigüelas) y pronto se encajona en una estructura en forma de V bastante angosta hasta llegar a Nigüelas, donde se abre en un cañón de 1 kilómetro aproximadamente antes de expandir su cuenca en una plataforma mucho mas llana (La Vega de Murchas y Melegís)

Nosotros hemos fotografiado el citado cañón por ser una de las zonas con mejores vistas panorámicas de la comarca. Se inicia a penas sale de Nigüelas, luego corre a los pies de Acequias, tras lo cual se le incorporan las aguas del Barranco del Pleito donde se encuentra la Fábrica de ladrillos y cerámica de la zona, para terminar bordeando Talará antes de abrirse a la vega de Murchas y Melegís

Enlaces

Origen del Valle del Torrente

Nace en pleno corazón de la Sierra, en las Lagunillas al pie del Caballo y corre por un valle paralelo al del río Dúrcal, del que le separan una serie de lomas, -los Tres Mojones, Peñón de Muñoz, Loma del Fraile, etc.—. En este recorrido el valle aparece encajonado en los materiales triásicos, hasta alcanzar la falla Padul-Dúrcal-Nigüelas. Cuando el río Torrente sale de la Sierra, sigue un camino muy diferente al del río Dúrcal, por lo que su valle y evolución van a ser distintos. El Torrente se encaja en la blockformación y en los materiales miócenos, pero no encuentra en su camino los materiales duros dolomíticos del espolón de Albuñuelas que encontrara el río Dúrcal. Esto facilita su actividad erosiva y le permite ensanchar su valle progresivamente, al mismo tiempo que sus paredes van perdiendo altura, hasta que, en el término de Melegís, se encuentra con el río Dúrcal, uniéndose ambos valles con un ángulo de 45°

La mayor anchura del Valle del Torrente ha permitido que se conserven en él restos de los sedimentos cuaternarios, que aparecen constituyendo diferentes glacis aluviales, que permiten marcar las etapas principales de la evolución cuaternaria, aunque con un carácter provisional.

Después de depositarse la blockformación, se produjo un período erosivo, durante el cual se encaja el río Torrente, aunque más al O. del lugar por donde había corrido en épocas anteriores, según indica la existencia de blockformación en la orilla izquierda, mientras que en la derecha quedan al descubierto los materiales miocenos a la altura del barranco del Pleito. En esta desviación han podido influir dos factores fundamentales: el nivel de base local, que constituyen la depresión de Melegís, y la salida del barranco del Pleito, que va a desembocar en el Torrente y pudo empujarlo hacia el O.

A partir de este momento, la sucesión alternativa de períodos secos y húmedos va a producir los distintos niveles de glacis aluviales, que podemos establecer en tres inferiores al nivel de la blockformación, cuyos restos se conservan en dos pequeñas plataformas sobre Nigüelas a ambos lados del Torrente, en una colina al sur de Acequias y sobre Las Lomas. Por debajo de este nivel se encuentran los tres sistemas de glacis cuaternarios

  1. El más alto y, por lo tanto, el más antiguo, que enlazaría una suave pendiente, que se encuentra en la orilla izquierda del Torrente, ligeramente más baja que las dos plataformas a que antes aludíamos y más alta que el núcleo de población de Acequias, con unas colinas situadas al SO. de Talará.
  2. Más bajo y reciente que el anterior, está constituido por una superficie suavemente inclinada, que se extiende desde Acequias y continúa por Mondújar, Talará y la loma de Chite.
  3. A un nivel ligeramente inferior al de la loma de Chite, encontramos a ambos lados del barranco de su nombre otra plataforma perfectamente definida, que también encontramos en la orilla izquierda del Torrente al SO. de las colinas de Talará.
  4. Finalmente, desde Murchas a Melegís se extiende otra superficie suavemente inclinada, constituida por los materiales que la erosión ha arrancado de la zona de las Lomas en fecha que coincide con la de la formación de los conos al pie de la falla.

Las diferencias de nivel son a veces tan pequeñas y la similitud de los materiales tan grande entre las distintas plataformas que lo que parece un nivel distinto, puede ser, en realidad, el mismo nivel superior ligeramente retocado por la erosión.

Al N. de Mondújar se encuentra un cerro coronado por "conglomerados de la Zubia", recubiertos de una costra y constituidos por materiales pequeños y angulosos de origen periglaciar, correspondientes posiblemente a un período frío y seco posterior al momento de depositarse la formación de Torrente por encontrarse a un nivel inferior. Conglomerados semejantes se encuentran también en la Zubia, de donde reciben el nombre, y en algunos otros puntos de contacto de la Sierra con la Vega de Granada, por lo que esperamos que el estudio de ésta, en realización, pueda aclarar su cronología, origen y características.