La presencia del hombre en nuestro suelo se remonta, al menos, al año 4000 ó 4500 antes de Cristo, a juzgar por los restos arqueológicos que tenemos hasta ahora. De esta época, el neolítico, se han hallado diversos objetos como un vaso neolítico de arcilla y barro con decoración incisa, algunas hachas de piedra pulimentada, un cuchillo de silex, etc.

Vaso de cerámica de época neolítica (Al rededor de 4.500 años a. c.), con decoración lineal en franjas horizontales. hallado al pie de la rambla de Dúrcal en 1978.
Fragmentos de cerámica neolítica. Pie de la rambla, Dúrcal
Cuchillo de silex y dos hachas de piedra de época prehistórica del entorno de la rambla, Dúrcal
Estos utensilios demuestran la existencia de algún tipo de poblamiento en el curso medio-alto del Río Dúrcal, que junto a otros vestigios encontrados en Cozvijar, por ejemplo, indican la importancia del Valle de Lecrín como zona de paso natural entre la costa, la Alpujarra y la vega de Granada
uyiyui