El Valle de Lecrín según la Gran Enciclopedia Andaluza del Siglo XXI

bulletEn la vertiente sur occidental de Granada se asienta la fosa tectónica que guía la morfología del valle de Lecrín, separada de la vega de Granada por el umbral del Suspiro del Moro. Esta comarca es una de las áreas de más marcada personalidad geográfica de transición entre la Vega y el Temple donde su morfología llana, riqueza hídrica, bonanza de los suelos y clima menos riguroso que el de los territorios colindantes, han permitido el desarrollo de una agricultura intensiva. Cuenta con una trama densa de asentamientos, de entre los que Dúrcal que a pesar de constituirse como capital no se ha consolidado como centro funcional debido a la cercanía de Granada.
bulletLa morfología de la comarca es el resumen de varias depresiones: la de Padul-Dúrcal y la de la configuración de los ríos Torrente-Dúrcal-Albuñuelas, rellenas de facies conglomeráticas, limosas y calcáreas. A su vez, el carácter de transición otorga a este espacio una gran riqueza paisajística (siendo especialmente llamativo las grandes pendientes que incluso en el municipio de Dúrcal alcanzan el 45%) provocando la existencia de una diversidad de climas y ecosistemas entre los que pueden encontrarse desde un clima de alta montaña, a uno mediterráneo e incluso subtropical.
bulletLa acción antrópica unida a la sequedad del clima (con elevadas temperaturas en los meses estivales) han provocado la desaparición de la vegetación autóctona y de los bosques existentes hace décadas. Las reforestaciones llevadas a cabo han sido de gran relevancia para la recuperación de parte de la superficie de uso forestal (que en la actualidad ocupa 29% del territorio de la comarca) dando lugar a una vegetación mixta en la que las especies espontáneas climax conviven con las antropógenas y en el que predomina el matorral sobre las formaciones arborescentes. Las encinas y los pinares dominan el paisaje, pero la vegetación responde a las diferencias altitudinales.
bulletEl pino de alepo puebla las zonas entre los 500-600m de altura, donde surgió el matorral constituido por plantas leñosas y aromáticas como la retama, tomillo, romero y esparto, principalmente. Este último, de gran importancia en la comarca, ha permitido el desarrollo de actividades artesanales que fueron antaño una fuente importante de riqueza.
bulletEntre los 1000 Y 2000 m, junto a las encinas, se localizan poblaciones de alcornoques, así como de roble marojo y de quejigo,
bulletMientras que en piso superior de entre 2400-2600m se localizan pinos laricio, negral o rodeno.
bulletFinalmente, en el piso alpino, con altura superior a los 2400m aparecen las especies preparadas para soportar las bajas temperaturas y la presencia de la nieve, como son la samarilla blanca, dientes de perro, manzanilla de la sierra, etc.
bulletEn la comarca destaca el humedal de la Laguna de Padul (zona protegida del Parque Natural de Sierra Nevada) compuesto por un terreno pantanoso salpicado de pequeñas lagunas y gran número de manantiales que vierten las aguas a unos canales de drenaje por los que se desagua la primitiva laguna, que llegó a tener 5 Km. de extensión. En la actualidad ha quedado mermada ya que comenzó a ser drenada artificialmente a finales del siglo XVIII hasta que principios del XIX se decide realizar el drenaje superficial de la laguna y la explotación agrícola de sus terrenos. Este espacio, al ser el único humedal de la provincia, es el punto de encuentro de numerosas aves (hasta 75 especies diferentes se han censado) haciendo de él un lugar privilegiado. En este entorno, como testimonio del relleno de la depresión de Padul-Dúrcal, se ha localizado la turbera más meridional de Europa en la que han aparecido restos de animales prehistóricos, aportando también numerosos taxones de vegetación a lo largo de su cronología, convirtiéndose en un lugar de referencia para los estudios paleoambientales.
bulletLa estructura del poblamiento es dispersa, encontrándose pequeños núcleos de población entre los que se intercalan viviendas aisladas. Una proporción importante de la población (algo más de 27%) se concentra en la capital comarcal Dúrcal, mientras que en el resto de municipios no se supera en ningún caso los 5.000 habitantes. A pesar de la dimensión y centralidad de Dúrcal, éste no posee una base funcional de actividades de servicios, por lo que no se configura un sistema de relaciones con el resto de municipios, lo que ha impedido desarrollar unas pautas de organización centralizada. En este sentido, la comarca se encuentra bajo la influencia que ejerce la cercana capital provincial (cuya distancia al punto más lejano escasamente supera los 40 Km.), que ha contribuido por un lado a mantener una parte importante de la población en el Valle y por otro, a satisfacer la demanda de servicios que la población realiza, pero que ha impedido el desarrollo del proceso articulador interno en torno a Dúrcal.
bulletEn cuanto a la tendencia de la población es necesario destacar que la regresión no ha afectado excesivamente a este ámbito y que incluso en la capital se ha visto incrementada en los últimos años. La mencionada cercanía a Granada, así como el dinamismo que ofrece la actividad agrícola están contribuyendo a fijar a la población a sus municipios. A ello habría que añadirle la mejora de las comunicaciones que se ha experimentado con la construcción de la autovía Bailén-Granada-Motril que atraviesa este territorio y que facilita aún más la conexión a la capital y a su próspera vega. Sin duda, esta situación ofrecerá mayor ventaja a un territorio que se incluye ya en los ámbitos más dinámicos de la región.
bulletPese a ello, no puede negarse el envejecimiento que ha experimentado su población, consecuencia de la emigración que se produjo hace ya varias décadas y de la reducción de las tasas de natalidad, reflejo del éxodo y de la tendencia de la sociedad en general. La proporción de población mayor de 65 años es casi equiparable a la activa, mientras que la de los jóvenes apenas si supera el 12%. Este hecho conlleva una excesiva tasa de dependencia, así como la generación de los eminentes problemas de reemplazo generacional en el desarrollo de las actividades económicas. No obstante, parece ser que efectivamente la mejora de las comunicaciones con los centros dinámicos está contribuyendo a paliar esta situación, como así lo demuestra el incremento de la población de derecho. La estructura económica de la comarca es en cierto modo causa y consecuencia de la dinámica y composición de su población, ya que a pesar de las limitaciones que la escarpada orografía ha originado, es un territorio eminentemente agrícola cuyas regadíos intensivos la hacen bastante productiva.
bulletEn cuanto a los cultivos en regadío, los agrios (naranja fundamentalmente) ocupan la mayor parte de las tierras labradas en las zonas más bajas y soleadas protegidas de los vientos fríos. Se benefician principalmente de la aportación hídrica que realizan los ríos Laguna, Dúrcal, Torrente y Albuñuelas y se utiliza como metodología de regadío casi exclusivamente la gravedad.
bulletEn los espacios serranos, al norte comarcal, pueden encontrarse importantes extensiones de olivares. Igualmente, en las zonas más altas se encuentran patatas que han ido ocupando los regadíos donde no es posible el cultivo de los cítricos, mientras que en las tierras más bajas junto a este tubérculo se cultiva el maíz.
bulletLa superficie de secano ha ido perdiendo importancia debido al escaso valor económico, los bajos rendimientos, la gran variabilidad interanual y la escasez de mano de obra. No obstante, el almendro es el cultivo en secano más productivo de la comarca debido a su adaptabilidad al clima y a la mayoría de los suelos existentes en el territorio, además requiere de pocas labores y los rendimientos son óptimos. Sobre el sector de la almendra se ha está desarrollando un tejido de pequeños empresas que están utilizando nuevas técnicas que facilitan su calibrado, pudiéndose abrir nuevos mercados sobre todo los relacionados con la industria del turrón.
bulletUno de los principales problemas de la actividad agrícola es el reducido tamaño de las explotaciones. Son de carácter familiar y se gestionan con escaso capital, deficiente mecanización y poca planificación para la comercialización de los productos, lo que provoca un escaso aprovechamiento de la capacidad productiva obteniéndose por tanto beneficios mínimos. Para paliar esta situación, desde la administración se está apoyando la creación de empresas que en mayor medida comercialicen la excelente producción agraria. En este sentido, deben ser los pueblos que se ubican en el eje de Granada (Padul y Dúrcal concretamente) los que sean capaces de rentabilizar las inversiones públicas que se han realizado y de atraer igualmente a las privadas aprovechando las ventajas que supone la cercanía a la capital y la dotación infraestructuras para una mayor expansión de los productos comarcales.
bulletOtro de los sectores de la economía que emplea a una parte importante de los ocupados (20,6%) es la construcción. Por un lado, los trabajadores en esta actividad realizan desplazamientos diarios o semana- les hacia núcleos de población de mayor entidad donde se demanda mano de obra y por otro, trabajan en las canteras de arena y fábricas relacionadas con su transformación ubicadas en Padul.
bulletSe ha de mencionar la escasa o nula actividad turística. La situación de transición de la comarca, al encontrarse rodeado de importantes núcleos de atracción turística como la costa, la capital granadina, Sierra Nevada y las Alpujarras y ante la escasa oferta turística, parece ser que este territorio no es el más adecuada para el desarrollo de el sector. Sin embargo, bien puede transformarse esta amenaza en una oportunidad y obtener mayores beneficios de las excelentes Comunicaciones existentes con estos centros.
bulletPor último es necesario reseñar que el Valle se ha caracterizado por haber sido lugar de asentamiento de numerosas culturas que han querido aprovechar sus fértiles tierras y su agradable clima. Así, como ya se ha mencionado, en Padul han aparecido restos prehistóricos como flechas, hachas y otros instrumentos. Este territorio debió de estar también incluido en el espacio ocupado por los Tartessos. Fenicios y cartagineses también se beneficiaron de la bonanza del valle, pero fue durante la ocupación romana cuando se alcanzó una época de gran esplendor que se basaba en una agricultura dedicada a las viñas, el olivo y las naranjas. Con la llegada de los musulmanes se perfeccionaron los sistemas de cultivo e incrementaron las tierras explotadas introduciéndose más variedad frutales y las legumbres. La comarca se convirtió en un lugar próspero con fábricas de seda y varios molinos de aceite. Ya en el siglo XV se produjo un espectacular incremento de la población debido a la cercanía a la capital del reino de Granada y al haberse convertido, junto a la vega, en una de las zonas más ricas. La situación agraria actual puede decirse que se remonta al siglo XVI, tras la expulsión de los moriscos. En este momento se experimenta una fuerte reducción de la población que como consecuencia plantea el problema de la repoblación de los territorios que debían seguir siendo cultivados. Estos nuevos pobladores se constituirían como la base demográfica sobre la que se formaría la población actual del Valle de Lecrín.