SENDEROS NATURALES


Baliza indicativa del Sendero GR-7 (Europeo-4).


Tramo del Sendero GR-7 que desciende al río Torrente en Nigüelas.

 

El Sendero de Gran Recorrido GR-7 (Europeo-4) es un camino pedestre balizado con más de 4.000 kilómetros de longitud que se inicia en Grecia, recorre los Balcanes y los países alpinos y bordea la costa mediterránea en busca de la ciudad de Algeciras para atravesar el estrecho de Gibraltar e insertarse en el continente africano. Llega pues a la provincia de Granada, y entre los más de 400 kilómetros del tramo granadino, parte de ellos transcurren por la comarca del Valle de Lecrín.

El recorrido del sendero GR-7 por la comarca del Valle de Lecrín va desde Lanjarón hasta los Prados de Lopera, dividiéndose en tres partes:

río se inicia el Camino Mojón que comunica esta población con la de las Albuñuelas. En su comienzo ciertos tramos de la vereda están empedrados y es fácil confundir la senda con algunas bifurcaciones que terminan en las paratas. Al final del recorrido se llega a Albuñuelas. En el Barrio Alto de las Albuñuelas, enclavado a 738 metros de altitud, por una cuesta empedrada, denominada Camino de los Molinos, bajamos al río Santo. Junto a él transcurre el sendero GR-7 que comunica a las Albuñuelas con Los Prados de Lopera, distante de este lugar unos 17 kilómetros.

UNA ESTRUCTURA TERRITORIAL ARTICULADA POR UN IMPORTANTE EJE VIARIO

ARTICULACIÓN TERRITORIAL

Tramo del Sendero GR-7 que desciende al río Torrente en Nigüelas.

De ellas, la segunda es considerada como la más importante de la zona. Se denomina el GR-por el Valle de la alegría (Nigüelas, Lecrín, Murchal, Restábal, Saleres y Albuñuelas).

En este tramo el sendero parte de Nigüelas. Desciende al río Torrente y discurre acompañando al curso del río hasta que, por el margen izquierdo, el camino se dirige a Murchas serpenteando entre almendros, cerezos, olivos y naranjos. El sendero abandona el pueblo de Murchas por unas calles estrechas, adentrándose en un vergel de naranjos y limoneros, en pleno corazón de la comarca del Valle de Lecrín. El sendero está bordeado por acequias cuyo origen se remonta a la etapa Nazarita de Granada. Desde el camino se avista el Castillo de Murchas. Continúa camino a Restábal y, a poco trecho, queda Melegís. Más adelante sale de la zona de cultivos y continúa por una carretera asfaltada durante unos 300 m. Cruza el río ízbor por el puente de ízbor y finalmente entra en la plaza de Restábal por un puente de la época árabe que da acceso a una calle en pendiente. Por este lugar transcurre el primitivo trazado del Camino Viejo de Motril que unía la capital granadina con este pueblo costero. El camino sale de este pueblo por el Barrio Alto. Se dirige hacia un pequeño arroyo y junto a él comienza la Cuesta de Saleres. En este punto desaparece el rastro del sendero durante un buen tramo, debido al poco tránsito que ha tenido en los últimos años. Una acequia lleva a las proximidades de una pista forestal que baja de la sierra. Después de andar entre naranjos y limoneros se da vista a Saleres. Junto al

El trazado, por el Valle de Lecrín, de la carretera entre Granada y Motril (N-323), recientemente transformada en autovía, ha determinado históricamente las relaciones funcionales entre sus municipios.

La apertura del actual corredor entre Granada y su costa, en tiempos de Isabel II, alteró las relaciones que hasta entonces se producían en el Valle de Lecrín, perdiendo protagonismo los municipios ubicados en su parte occidental. El trazado original de esta vía, que comunica Granada con la Costa y Alpujarra, discurría por el interior de los cascos urbanos, sin llegar a circunvalarlos como ocurre a partir de 1.980. Los pueblos por los que discurría esta importante y transitada carretera se vieron beneficiados por el incremento del tránsito comercial y de personas.

Hoy en día, los principales núcleos del Valle de Lecrín se ubican sobre este eje, entre los que destacan El Padul y Dúrcal, por su tamaño y por ser los más cercanos a la capital, y, por otro lado, Talará por su ubicación estratégica y haberse convertido en la cabecera del municipio resultante tras la concentración administrativa de 6 de ellos. Los dos primeros pueblos son auténticos centros comarcales por su volumen de población y servicios que ofrecen al resto de la comarca. Lecrín, concretamente su cabecera - Talará - puede considerarse como subcentro comarca¡ por prestar unos servicios más limitados.

Así, los núcleos de Nigüelas, Marchena, Cozvijar y Cónchar se relacionan directamente con Dúrcal, que constituye el nodo básico en el Valle de Lecrín por su tamaño y mejor accesibilidad respecto a El Padul, que lo complementa como nodo básico, aunque más excéntrico. No obstante, Talará es el núcleo verdaderamente central en el Valle Bajo y con el que directamente se relacionan Mondújar, Acequias, Murchas, Chite, Béznar y los núcleos que integran el municipio de El Valle, cuya cabecera, por su parte, constituye un seminodo para Saleres y Melegís.

Por su ubicación periférica, Albuñuelas, Pinos del Valle, Ízbor y Los Acebuches no se vinculan claramente con ninguno de los anteriores. Los dos últimos núcleos, a parte de su relación con la cabecera local, tienen vínculos con Dúrcal-El Padul e incluso con Motril, por ubicarse en las proximidades de la vía que comunica Granada con Motril, especialmente desde que existe la variante de Talará. Pinos del Valle y Albuñuelas, por su tamaño y lejanía, se articulan y complementan tanto con Dúrcal-El Padul como con Talará.

A pesar de estos vínculos internos entre los municipios de la comarca, no existe una clara conciencia comarca¡, sino que más bien se tiende al individualismo local. Todo ello a pesar de que ésta es una comarca natural, geográfica e histórica que en la actualidad no presenta una conciencia de conjunto, sino de localismos.

POBLACIÓN Y TERRITORIO

La población actual en el Valle de Lecrín es el resultado de un largo proceso socioeconómico. Según los padrones municipales, en 2.005 contaba con un total de 21.550 habitantes. Esta cifra supone una densidad de población igual a 46,85 hab.lkm2, densidad que es inferior a la del conjunto de la provincia de Granada, donde equivale a 68,09 hab.lkm2. Estos datos denotan que el Valle de Lecrín es una zona bastante despoblada, dentro de una provincia con una densidad baja respecto a la media española.

La situación, en cuanto a densidad se refiere, es muy variada a nivel municipal en el Valle de Lecrín. Existen municipios con densidades por encima de la media provincial, como es el caso de Dúrcal, con 85,08 hab.lkm2, y El Padul, con 82,84 hab.lkm2, pese a poseer términos con importante extensión superficial. En el extremo opuesto se sitúa Albuñuelas, pues al tiempo que posee la mayor extensión superficial de la comarca, tiene una de las menores poblaciones, lo que le confiere una densidad de tan sólo 7,87 hab.lkm2, tratándose de un término municipal despoblado. Entre ambos casos se encuentran El Pinar y Nigüelas, con densidades que rondan los 30 hab.lkm2, además de El Valle, donde la densidad ronda los 44 hab.lkm2. Entre la densidad media comarca¡ y la media provincial se sitúan los dos municipios restantes, Villamena y Lecrín, con densidades superiores a los 50 hab.l km2.

Por tanto, las cifras absolutas de población varían mucho entre los municipios de la Comarca. El Padul y Dúrcal son los más poblados, con7.373y6.551 habitantes respectivamente, según el Padrón de 2.005, al tiempo que son los municipios que han experimentado un mayor incremento poblacional entre los padrones de 2.001 y 2.005; la población de Dúrcal ha aumentado casi un 20%, mientras que la de El Padul lo ha hecho un 8,20%, se trata de incrementos superiores al comarca¡, provincial y, especialmente, al de cualquier otro municipio de la Comarca. Lecrín es el siguiente término municipal que destaca por volumen poblacional e incremento entre los dos padrones considerados, aunque a gran distancia respecto a los anteriores, pues su población es de 2.309 habitantes y el incremento registrado tan sólo del 1,58%. A continuación se encuentran El Valle, El Pinar y Albuñuelas, todos ellos con una población ligeramente superior a 1.100 habitantes aunque, a diferencia de los municipios


Sistema Nodal de relaciones entre los municipios del Valle de Lecrín. Elaboración propia.


Correlación población-superficie de los municipios de el Valle de Lecrín. Elaboración propia a partir del Padrón Municipal de Habitantes a 1 de enero de 2.005.


Representación de la población de las entidades de población de la comarca del Valle de Lecrín según círculos proporcionales. Elaboración propia a partir del Padrón Municipal de Habitantes a 1 de enero de 2.005.

más poblados, éstos han decrecido en su población entre un 5% y un 8%. Villamena cuenta con poco más de 1.000 habitantes aunque ha aumentado su población entre 2.001 y 2.005, concretamente un 1,51%. Finalmente, Nigüelas es el municipio menos poblado de la Comarca, 941 habitantes, a la vez que resulta el que mayor descenso poblacional ha registrado en los últimos años, perdiendo al 10,72% de su población entre 2.001 y 2.005.

El peso de la población del Valle de Lecrín sobre el conjunto provincial está por debajo de su importancia territorial, pues en el 3,64% del territorio provincial se asienta el 2,50% de la población. A nivel local existen grandes diferencias: en la mitad de los municipios tiene mayor importancia porcentual la población que la extensión superficial respecto al total comarca¡, y viceversa. En el primer grupo se encuentran los más poblados: Dúrcal, que con el 16,74% de la extensión comarca¡ acoge al 30,40% de la población, Padul, que en el 19,35% de la extensión acoge al 34,21% de la población, Lecrín que en el 8,70% del territorio acoge al 10,71% de la población, y Villamena que en el 4,35% acoge al 4,69% de la población. En el extremo opuesto se encuentra Albuñuelas,

que con una superficie equivalente al 30,43%, respecto al total de la Comarca, sólo acoge al 5,11% de la población; en los otros municipios la situación de despoblamiento no llega a ser tan extrema, aunque en todos ellos es mayor el aporte superficial que el poblacional, tal y como ocurre en El Pinar, que con el 8,26% de la superficie acoge al 5,22% de la población, en Nigüelas, que con un término municipal que equivale al 6,52% de la Comarca se asienta el 4,37% de la población y El Valle que en el 5,65% acoge al 5,29% de la población.

En definitiva, existe una clara bicefalia en el reparto poblacional de los municipios del Valle de Lecrín. Los dos más poblados son los más próximos a la ciudad de Granada y además sus cascos urbanos son atravesados por la antigua carretera nacional entre Granada y Motril. En cuanto al resto de municipios existe una situación más equilibrada, donde el tercero más poblado (Lecrín) cuenta con un tamaño poblacional equivalente a un tercio de cada uno de los dos municipios más poblados. Los cinco municipios restantes poseen un tamaño equivalente a algo menos de la mitad del tercero con mayor población.

Con el fin de poder comparar la población empadronada en los ocho municipios analizados del Valle de Lecrín, se muestra en el esquema cartográfico adjunto la población de las diversas entidades de población en forma de círculos proporcionales al tamaño poblacional.