FRAGILIDAD DEL PAISAJE

La alta calidad media del paisaje del Valle de Lecrín, así como la muy elevada calidad de determinados escenarios, se encuentran en la base de su vulnerabilidad frente a la introducción de elementos que se imposten mal; por tanto, en la base de su fragilidad paisajística. Por consiguiente, los espacios de mayor calidad paisajística intrínseca o propia de los elementos que componen la escena y el modo en que se integran conlleva una inherente fragilidad, puesto que cualquier alteración severa en una parte del escenario puede afectar gravemente a la perceptibilidad que se tiene del mismo, incluso de escenario adyacentes cuando comparten total o parcialmente una determinada cuenca visual; o incluso cuencas visuales adyacentes cuando el elemento perturbador se encuentra próximo a la zona de transición.

No obstante, la fragilidad del paisaje del Valle encuentra asimismo otros factores, unos plenamente determinantes y otros meramente complementarios, pero cuyas sinergias generan una gran fragilidad media, si bien se puede tratar de establecer un gradiente de la misma con el fin de demarcar zonas especialmente sensibles, al margen de las anteriores basadas en su calidad. En este caso, los factores concurrentes son: accesibilidad visual, articulación de la percepción, exposición física de los escenarios y susceptibilidad de los usos del suelo para acusar la introducción de nuevos elementos, todo ello en correlación con el factor distancia, dando como resultado un gradiente de fragilidad (extrema, muy elevada, elevada y moderada, en tanto que la zona no afectada por ninguna categoría tendría carácter de fragilidad baja o despreciable). Lógicamente, la demarcación de zonas especialmente frágiles o sensibles según dicho gradiente implica, como en el caso anterior, un impacto paisajístico directamente proporcional al mismo y que, por tanto, resulte especialmente desaconsejable la introducción de elementos que se imposten mal en la escena, que resulten extraños al paisaje reinante, que supongan importantes cambios o transformaciones o que se encuentren fuera de escala.