NIGÜELAS

Coloquialmente conocida como "el balcón del Valle de Lecrín" por su elevada posición con respecto a las demás localidades que integran la comarca, Nigüelas se enclava a 938 metros de altitud sobre una plataforma suavemente inclinada del Cerro del Zahor. No es de extrañar, por tanto, la existencia de un mirador en la ladera de dicho cerro y desde el que la vista domina prácticamente todo el Valle de Lecrín.

Se trata de un núcleo de cierta importancia, en términos relativos, por lo que se puede observar cómo su nivel de transformación es mayor que en otros núcleos de menor entidad de la comarca. Desafortunadamente, este crecimiento ha derivado en edificaciones de morfología diversa que, además, dejan grandes vacíos urbanos. Esto se aprecia de forma negativa en la lectura general del conjunto.

No obstante hay numerosos aspectos de interés destacables en Nigüelas, con su mejor  exponente en la falla tectónica, sin olvidar el barranco del río Torrente en todo su borde oriental.

Nigüelas sobre la margen derecha del río Torrente. Diferentes planos de visualización desde el mirador de Nigüelas: cauce del Torrente, puente de la autovía A-44 y Sierra de Albuñuelas.