Yuxtaposición de las formas de relieve de la depresión de Albuñuelas (plano corto y medro) y de la meseta de Albuñuelas (fondo)


Formas de relieve de la vertiente suroeste de Sierra Nevada (plano medio y lejano) y de la fosa tectónica de Lecrín (plano cercano y medio)


Yuxtaposición de las formas de relieve de la fosa tectónica de Lecrín (plano corto y medio) y de la vertiente suroeste de Sierra Nevada (fondo)

UN RELIEVE COMPLEJO Y POLIMÓRFICO

En el ámbito se presentan tres unidades geomorfológicas mayores, posiblemente bien diferenciadas desde el mioceno: vertiente SO de Sierra Nevada, que forma el borde NE de esta fosa tectónica; sierras meridionales de Almijara y las Guájaras y meseta de las Albuñuelas, que bordean las depresiones por el S y el 0.; y fosa tectónica de Lecrín con la bifurcación que constituye la depresión de Albuñuelas.

VERTIENTE SO DE SIERRA NEVADA

Constituye el límite N y NE del Valle de Lecrín y está constituida por materiales triásicos y paleozoicos, en su mayor parte calizas, dolomías y filitas, que quedan separadas de las partes deprimidas por diversas líneas de fallas. A mayor altura se encuentran micasquistos y pizarras, que forman el núcleo central de los mantos nevado-filábrides.

De acuerdo con los materiales y las formas estructurales, se perfilan distintos tipos de relieves: sobre los esquistos y pizarras de las partes altas, la escasa dureza de estas rocas ha marcado relieves muy suaves, alomados, con pendiente media de unos 18°, que, excepcionalmente en algunas rupturas, puede superar ligeramente los 20°. Las calizas y dolomías, por su mayor dureza, han producido un relieve abrupto y quebrado con cornisas, crestones y profundas gargantas formadas por los ríos al encajarse en ellos. Las formas kársticas de superficie están poco desarrolladas y se limitan al lapiaz o lenar, dolinas y pequeñas uvalas y a formas dolomíticas características como, por ejemplo, la Peña Horadá en la Sierra de Padul, al pie de la Silleta.

Además de las formas litológicas, existen otras derivadas de la estructura. Hay sinclinales y anticlinales, en relación con las curvas de nivel, aunque, teniendo en cuenta la elevación del gran pliegue de fondo de Sierra Nevada, se distribuyen formando pliegues en escalera.

Las formas de relieve que se circunscriben a esta macro-unidad geomorfológica son exclusivamente estructurales de plegamiento, diferenciándose las tres siguientes:

- montañas abruptas en materiales carbonatados y silíceos

- altas laderas en materiales sf íceos

- altas laderas en materiales sf íceo-carbonatados

SIERRAS MERIDIONALES Y MESETA DE ALBUÑUELAS

Bordean el Valle de Lecrín por el S y 0. Están constituidas fundamentalmente por calizas y dolomías, que aparecen arrasadas por la erosión en una gran plataforma, que desciende suavemente de S a N, constituyendo un glacis de erosión sobre calizas. Esta plataforma presenta dos o tres escalones que pueden corresponder a períodos distintos de excavado o haber sido producidos por levantamiento y hundimiento de dovelas distintas al fallarse. En el S., las alturas superan con bastante frecuencia los 1.300 metros. Aunque la plataforma va descendiendo suavemente hacia el N, donde enlaza con el mioceno del Suspiro del Moro, en ella destacan, a manera de cerros testigos, algunas elevaciones. Está cortada por los barrancos y torrenteras actuales, que se encajan profundamente en los materiales calizos. También se pueden distinguir depresiones suavemente onduladas y rellenas de materiales arcillosos, cuyo origen se debe a la disolución kárstica.

Desde la meseta de Albuñuelas se proyecta hacia el E una gran espolón rocoso, que aparece perfectamente definido entre la depresión de Padul y el Valle de Lecrín por una parte y la depresión de Albuñuelas por la otra. Por ambos bordes aparece delimitado por líneas de falla más o menos claras, que lo convierten en un pequeño horst tectónico.

En las proximidades de Cónchar aflora un relieve más complicado, constituido por una estructura plegada con características de relieve invertido, pues la blockformación y los conglomerados que rellenan el sinclinal quedan a mayor altura que el trías anticlinal; la inversión tiende a desaparecer y, posiblemente, así ocurrirá en un futuro más o menos lejano, pues la erosión destruye más rápidamente los materiales de relleno, poco resistentes, que las calizas o dolomías más duras.

Las formas de relieve que se circunscriben a esta macro- unidad geomorfológica son, por un lado, estructurales de plegamiento, diferenciándose las tres siguientes:

- montañas abruptas en materiales carbonatados y silíceos

- sucesión de cerros en materiales carbonatados

- laderas abarrancadas en materiales silíceos por otro lado, denudativas de piedemonte, diferenciándose las

- lomas y cerros en materiales detríticos y finalmente, gravitacionales-denudativas de piedemonte, en concreto:

- abarrancamientos, derrubios y brechas

FOSA TECTÓNICA DE LECRÍN Y DEPRESIÓN DE ALBUÑUELAS

Se trata de una fosa tectónica perfectamente delimitada, cuyo contacto con los materiales triásicos de las sierras que la bordean se realiza por medio de fallas. La unidad de las zonas deprimidas se ha visto rota por el espolón que la meseta de Albuñuelas destaca hacia el E, separando la fosa tectónica de Lecrín de la depresión de Albuñuelas, aunque ambas confluyen y se unen más al E, una vez superado el obstáculo dolomítico.

Ambas zonas deprimidas fueron colmatadas durante el mioceno por la activa erosión que atacó las partes que se levantaban y rellenó las zonas hundidas, al mismo tiempo que los movimientos tectónicos de ascenso y descenso continuaban actuando. Los materiales miocenos descansan directamente sobre los materiales triásicos, indicando una falta de continuidad sedimentaria, que es debida a una emersión de esta área durante dicho intervalo.

Los materiales miocenos son inicialmente de origen marino, con diferencias de profundidad y condiciones de sedimentación, que permiten señalar distintos tramos y materiales. El piso inferior está constituido por materiales basales, formados por conglomerados o limos, algunos con gran contenido calizo, de color amarillento anaranjado y, a veces, grisáceos, en este caso fáciles de confundir con las calizas triásicas; sobre ellos descansan limos arcillosos rojizos con arenas y cantos incluidos, que, a su vez, quedan recubiertos por un piso de arenas y calizas margosas, las primeras afectadas por una erosión de tipo alveolar, que puede ser eólica y que es visible en el corte existente al 0 de Melegís en la margen izquierda del río Dúrcal. Encima hay una capa de limos de gran espesor, que alternan con areniscas; los limos son amarillos, grises y violáceos y, a veces, igual que las areniscas, aparecen impregnados de un cemento ferruginoso, que les da cohesión y dureza.

Los escarpes más o menos verticales, correspondientes a las paredes de los valles encajados en los materiales sedimentarios, han sido atacados por la erosión propia de un clima muy seco y con lluvias mal distribuidas, produciendo las formas características de "bad land" o "malas tierras", que aparecen muy claras en el barranco de Chite, en el de Luna, en el del Pleito, etc., por citar algunos de los ejemplos más típicos.

Estas tres unidades geomorfológicas mayores sufrirán un retoque continuo a lo largo del plioceno y cuaternario, en el que van a intervenir los cambios climáticos, que modifican las condiciones de erosión y sedimentación, y la inestabilidad del subsuelo, manifestada en el rejuvenecimiento continuo de las fallas y la actividad sísmica.

Los ríos Dúrcal y Torrente, al acumular a la salida de la sierra capas sedimentarias de gran potencia, en las que posteriormente se han encajado para construir sus valles actuales, han descompuesto la fosa en una serie de unidades menores, que son: depresión de Padul, valle del río Dúrcal, valle o concavidad Dúrcal-Nigüelas, valle del río Torrente, depresión de Melegís en la confluencia fluvial, valle encajado del río Izbor y depresión de Albuñuelas, independizada del resto del Valle por los distintos bloques que forman el espolón oriental de la meseta de su nombre.

Por otra parte, la fosa tectónica está limitada por Sierra Nevada al NE, de la que queda perfectamente separada por una línea de falla muy clara que se inicia al NO de Padul, bordeando por el N y NE la depresión de su nombre a una altura comprendida entre los 800 y 900 metros. El labio erguido está constituido por los materiales triásicos y

paleozoicos de la Sierra y el labio hundido queda recubierto por los sedimentos miocenos y postmiocenos. La línea de falla no presenta una sola dirección, sino que cambia continuamente, pues partiendo del N se dirige hacia el SE describiendo un arco para salir del término de Padul en dirección E, volviendo inmediatamente a seguir hacia el SE y después hacia el S, cambiando de nuevo a la primitiva dirección hasta llegar al río Torrente en el límite de los términos municipales de Nigüelas y Acequias. La formación de esta falla se remonta al terciarlo ysu rejuvenecimiento continúa en la actualidad. El escarpe de falla presenta una alineación de facetas triangulares, que se conservan bien.

Las formas de relieve que se circunscriben a esta macro-unidad geomorfológica son muy numerosas; por un lado, formas denudativas de piedemonte, de los siguientes tipos:

- lomas ylo cerros en materiales detríticos

- mesas y colinas en materiales detríticos duros y blandos alternantes

- laderas acarcavadas en materiales detríticos blandos por otro lado, formas kársticas, tales como:

- formaciones travertínicas

- formaciones tabulares calcareníticas

- formaciones calcareníticas y arrecifales

por otro lado, formas gravitacionales-denudativas de piedemonte, de tipo:

- glacis, abanicos aluviales ylo conos de deyección (materiales detríticos)

por otro lado, formas estructurales-denudativas, de los siguientes tipos:

- cañones y gargantas en materiales carbonatados

- barrancos en materiales detríticos y detrítico- carbonatados

y por último, formas fluvio-coluviales y lacustres, en concreto:

- llanuras de inundación y terrazas aluviales (materiales detríticos)

- zonas endorréicas, turberas, encharcamientos (materiales detríticos y orgánicos)