Dúrcal en los años 50

Es la primera fotografía aérea de la que disponemos