Ermita de San Cristóbal.1630

Casas blasonadas | Capellanía de Alconada | Casa de José Rosales | Lonja del Pescado | La Iglesia | Altar a la Virgen | Casa de la Cultura | El Castillo | Ermita de San Cristóbal | Ermita de la Loma | Torre de Alquería | Rincones | Paseo por Melegís

Hay varios sitios donde se habla de una ermita antigua situada al lado del Camino Real dedicada a San Cristóbal, patrón del pueblo y de los caminantes. Esta ermita forma parte actualmente de una vivienda de vecinos.

En una de las ventanas se muestra su antigua entrada con una lápida en la parte superior. Una de la habitaciones de la casa es la ermita en si. Donde se descubrió el nicho del antiguo altar

 
Antigua entrada de la ermita   El antiguo altar. La imagen ha sido colocada por los dueños, por lo que es reciente

Lápida colocada encima de la puerta de la ermita

Inscripción latina que deja constancia de los datos relacionados con la erección de la ermita: el promotor, sus cargos como beneficiado y vicario; la dedicación al glorioso mártir San Cristóbal; y la época de su construcción mediante los nombres del arzobispo granadino Miguel Santos de San Pedro, en la sede granadina entre 1631 y 1633; Felipe IV como rey de España que fue desde 1621 a 1665 y la fecha de construcción, 1631. Algunos de estos datos quedan ilegibles por el mal estado de conservación de la piedra. Aun así se consigue descifrar la siguiente leyenda

' __ DE MORALES __ POPVLI ET ECLESIE DE SALERES BENEFICIATVS ET VALLis VICARIUS DICABAT GLORIOSSO MARTIRI BEATO XPOFORO I MO ET R MO DÑO AC DN MEO DNO MICHAELE SANTOS DE SAN Pº ARCHIEPO GR SI AÑO DNI _16_ REGNANTE PHILIPPO __'
El licenciado Cristóbal de Morales, beneficiario y vicario de Saleres y Valle, dedica la ermita al glorioso y beato San Cristóbal, siendo arzobispo de Granada Miguel Santos de San Pedro, en el año 1631, reinando Felipe IV

 

A finales del siglo XVIII, a la salida del pueblo, en el camino a Motril había una ermita dedicada a San Cristóbal, venerado como patrono. En 1805 el cura manifestó que había una ermita con la advocación de San Cristóbal, en la que por auto de visita estaba mandado no celebrar misa en ella mientras el dueño de la casa, que estaba contigua, no cerrara la comunicación de una habitación que pisaba sobre el altar. El cura daba a entender que el oratorio no era público, por lo que pedía que se prohibiera, celebrar en ella cualquier función y que la imagen de San Cristóbal, que se veneraba en calidad de patrono sin serlo con las solemnidades de derecho, se trasladara a la iglesia parroquia!. (Así se haría y desde entonces la parroquia lo tomaría por titular, pasando la Virgen a ser patrona del pueblo).